La calidad de los servicios de Liceo no sólo esta garantizada por la correcta planificación de los procesos de trabajo, o a través de los diferentes procedimientos, análisis y evaluaciones de control, que realizamos para ir verificando la consecución optima de los objetivos y la gestión eficaz de los recursos económicos, materiales y humanos, sino también, porque desde el comienzo de nuestros trabajos partimos de la premisa «errores cero». Con este enfoque se asegura la calidad de todos los procesos y servicios, y se pueden neutralizar variables transversales no deseadas.

  Pero además, como no nos conformamos con ser creativos, innovadores, emprendedores y eficaces, damos un paso más adelante y tratamos de involucrar e ilusionar a nuestros clientes:

  - Reformulando sus necesidades.
  - Dándoles información puntual y precisa de los procesos de
    trabajo y de la variedad de oferta cultural que adquieren.
  - Cumpliendo con los plazos y compromisos adquiridos.
  - Convenciéndoles de que un trabajo realizado con rigor por
    profesionales y especialista les proporcionará mayor
    rentabilidad económica.

Nuestra política de calidad también pretende:

  - Potenciar y cuidar la imagen de instituciones y empresas.
  - Rentabilizar los bienes intangibles de nuestros clientes
    (información, valores corporativos, profesionalidad...).
  - Generar fidelidades a programas, actividades, centros, empresas
    y marcas.
  - Proteger a los consumidores de productos culturales.
  - Cumplir con la propiedad intelectual y con la protección
    de menores y desvalidos.
  - Crecer en la excelencia de las capacidades singulares avanzando
    en la diversidad de pensamiento para contribuir al aprendizaje
    colectivo.